Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 28 de marzo de 2011

CORYDON, CUATRO DIALOGOS SOCRATICOS SOBRE EL AMOR


A principios de 1910 Gide decidió escribir un ensayo en defensa de la homosexualidad, lo que tenía pensado desde hacía mucho tiempo. El motivo parece haber sido el proceso de Renard: un hombre es acusado de asesinato y, a pesar de la inconsistencia de las pruebas, es condenado severamente en todas las vistas, tanto por la opinión pública, como por parte de los jueces; la razón es que Renard es homosexual.
Amigos y conocidos trataron por todos los medios de convencer a Gide de que abandonase el proyecto por las consecuencias negativas que se derivarían. En 1911 decidió publicar los dos primeros diálogos; el trabajo fue impreso en doce ejemplares que, como él mismo dice en el prefacio a la segunda edición, fueron destinados al cajón. En 1920 reanudó el trabajo, la completó con otros dos diálogos y la hace publicar, discretamente, sólo veinte ejemplares distribuidos entre sus amigos. No fue hasta 1924 que se publicó definitivamente la obra. Muchos de los que le habían aconsejado abandonar el trabajo se sintieron heridos; Paul Claudel le negó el saludo.
Gide quiso defender una idea de la homosexualidad diferente de la que entonces estaba en boga. No acepta la teoría del tercer sexo de Magnus Hirschfeld y, pese a la consideración de que tiene por Proust (durante una breve visita, le entregó uno de los primeros ejemplares de Corydon para que lo leyera y diese su opinión, pero sin divulgar el contenido),  no comparte «la aparición de los hombres-mujeres, descendientes de los habitantes de Sodoma que se libraron de fuego celestial», descritos en el famoso incipit del cuarto volumen de En busca del tiempo perdido, «Sodoma y Gomorra».
La idea de la homosexualidad que tiene en mente Gide es de normalidad, la homosexualidad como una parte integrante de la dinámica de la especie humana, de hecho, más bien como un momento de excelencia, por lo que su punto de referencia es el mundo greco-romano, especialmente la Grecia clásica, las luchas entre Esparta y Atenas. Quiere estar vinculado al mundo, no sólo conceptual, sino también formalmente.
«Corydon» es el nombre de un pastor de las Bucólicas de Virgilio y la forma del trabajo de la obra es el de los diálogos socráticos. En la conversación, el autor, deseoso de conocer las razones de su interlocutor, se envuelve en los ropajes de la moralidad reinante, prevenido y desconfiado hacia ese tipo de argumento, sin embargo, las preguntas y observaciones se hacen de forma tal que empujan a Corydon a explicar claramente su ideas, que son las ideas de Gide mismo.

CORYDON, CUATRO DIALOGOS SOCRATICOS SOBRE EL AMOR, André Gide, Editorial Fontamara.
Para más datos o adquirir este libro da click en el título de arriba.