Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 29 de julio de 2011

Transexualidad, la paradoja del cambio.

CONTENIDO:
1. Ellas y ellos cuentan su historia. I. Julieta y Pedro   1 
2. ¿Qué es la transexualidad?   9 
3. Abrevando de la historia   23 
4. Ellas y ellos cuentan su historia. II. Oraba y Ariel   35 
5. La transexualidad patologizada   39 
6. Ellas y ellos cuentan su historia. III. Lizbeth y Gustavo 53 
7. Respeto a la diversidad sexual, identidad de género y derechos humanos   57 
8. Ellas y ellos cuentan su historia. IV. Vanessa e Isaac   69 
9. Teoría paradójica del cambio y transexualidad   71 
10. Ellas y ellos cuentan su historia. V. Romina y Miguel Ángel 87 
11. Abordaje profesional de la transexualidad   91 
12. Ellas y ellos cuentan su historia. VI. Sandra y Arturo   111 
13. La pareja y la familia: otras voces  115 
Epilogo   123 
Glosario mínimo   127 
Referencias   131 


LAS FALACIAS, LA TRANSFOBIA

La atribución de enfermedad mental o perversión per se que se hace a la transexualidad conduce no sólo a discriminación y rechazo transfóbico, sino también a la generación de infinidad de falacias en tomo a esta condición. El lo acentúa el estigma. Es frecuente escuchar en el medio mexicano, con independencia de la situación cultural y socioeconómica del emisor, frases como: "Ésas son excentricidades de los puros", "Son una hola de degenerados", "Se necesita estar loco para quererse operar... parecen operados, pero del cerebro", "Son así porque Dios los ha castigado", "Sólo un pendejo se hace la operación jarocha: te quitan el pito y te ponen panocha..." y más. Un destacado miembro de la jerarquía católica mexicana, el ciudadano Norberto Rivera Carrera, ha externado opiniones que aun dogmáticas serían respetables si no se hicieran eco de las falacias y la transfobia. Tanto en declaraciones al diario Milenio (12 de febrero de 2008) como en su libro El árbol de la vida, el cardenal Rivera da una muestra de su "caritativa" forma de discriminar. La cabeza de la nota del periódico dice: "La iglesia católica rechaza la cirugía de cam-bio de sexo, no es la solución para los problemas psicológicos, sino la continuación de los mismos." La nota, firmada por Eugenia Jiménez, apunta que el padre Norberto exhorta a los transexuales a aceptar su sexualidad y someterse a psicoterapias, y agrega: "Hay que darles todo el apoyo y no crearles ulteriores sufrimientos ni falsas ilu-siones." Comenta que la Iglesia se mantiene a la expectativa porque reconoce que  podría ser vulnerable si alguna pareja de transexuales engaña a algún cura con una fe de bautizo falsa para contraer nupcias. En su libro toca el tema, afirmando que "en la ambigüedad sexual [se refiere a los estados intersexuales] no hay problema ético con la cirugía, que en ellos se realice el acto conyugal con el otro sexo y que, cuando sea posible, se logre la fertilidad." Continúa: "en el verdadero transexual hay dificultades éticas graves, porque muchos defienden esas operaciones bajo los argumentos de que la situación psicológica es irreversible y no queda otra opción que la corrección física; [lo deseable es]... la búsqueda de la armonía de la persona y la reivindicación en materia de sexo, esto último es lo que predomina en la opinión pública." Para el sacerdote Rivera  "estos argumentos tienen puntos muy débiles y no sirven para garantizar la justificación [sic] de las operaciones quirúrgicas". Pero prosigue: "los conceptos de sexualidad masculina y femenina no se pueden reducir a los mecanismos psíquicos ni a estereotipos culturales. tu solución no se encuentra en suprimir lo que es difícil de armonizan sino en corregir lo desviado, cuando esto sea posible. Y remata: "la Iglesia no rechaza a los transexuales, pues comprende su sufrimiento, pero sabe que deben ser ayudados a la integración de su ser en la aceptación de su sexualidad". Luego de conocer sus opiniones no podernos menos que lamentar la desinformación (¿o mala fe?) del prelado. Detengámonos a revisar sus puntos de vista:
a. El cardenal exhibe su profunda ignorancia sobre el tema. No sabe o finge no saber las aportaciones científicas sobre identidad de género y transexualidad. Desconoce, p. ej., que los procesos de psicoterapia no son para revertirla identidad de género, sino para favorecer emocionalmente, la transición hacia la concordancia del sexo (que si tiene elementos modificables) con la identidad de género, siendo ésta inamovible.
b. Atribuye a las personas TSX gratuitamente y en forma por demás injusta una intención malévola: engañar a un inocente párroco para obtener alguna ventaja, como según Rivera sería efectuar una boda entre dos personas transexuales. La motivación de tal acto sería realizar un matrimonio entre personas que, si ya están reasignadas quirúrgicamente, carecen de la función reproductiva... y esto parece no soportarlo Norberto. Supone el ciudadano Rivera que si una cirugía de reasignación para personas con algún estado intersexual tuviera éxito, sería con el objetivo de tener hijos y no para su bienestar físico y emocional.
c. Acusa de "desviaciones" a las personas TSX, sin esgrimir argumento alguno. Ni un psiquiatra del siglo antepasado haría afirmaciones tan temerarias. 
d. Asegura que la asociación religiosa a la que pertenece ve con compasión a las personas TSX, pero que deben aguantarse, es decir, proseguir con la discordancia sexogenérica y el malestar emocional consecutivo en una cultura en la que en algunas personas sigue existiendo intolerancia, falta de respeto... y ningún atisbo de solidaridad cristiana.
Michael Carrera, quien fue presidente del Consejo de Información y Educación Sexual de EUA y de la Asociación Americana de Educadores, Consejeros y Terapeutas Sexuales, enlistó en 1982 algunas de las falacias que todavía en la actualidad se repiten con frecuencia en torno a la condición transexual:
1. "Se puede distinguir a un transexual a un kilómetro de distancia. Su aspecto lo delata."
2. "Los TSX no disfrutan de las relaciones sexuales." 
3. "La transexualidad se debe a que los hombres fueron vestidos de niña durante la infancia." 
4. "Los transexuales normalmente se arrepienten de haberse operado." 
5. "En realidad los transexuales son homosexuales que buscan tener más relaciones". 
6. "Los TSX biológicamente masculinos tienen una apariencia delicada, débil." 
7. "Los TSX biológicamente femeninos carecen de pechos y tienen los hombros anchos." (Ahora entendernos de dónde recaba su información Norberto Rivera.)

EXTRACTO DE: Transexualidad, la paradoja del cambio.
AUTOR: David Barrios Martínez y María Antonieta García Ramos
EDITORIAL: Alfil
PAÍS:  México
Disponible en nuestra librería:  $185.00

Para adquirir este título llama al celular 3310440348 en Guadalajara o pídelo a través del correo:
infoladecimaletra@yahoo.com
Hacemos envíos a las principales ciudades de la República Mexicana